Como empresa dedicada a la elaboración de embutidos en Navarra trabajamos siempre con género de primera calidad. Son muchos los clientes que nos preguntan por la forma de distinguir un buen producto de otro que no lo es. Por eso en esta nueva entrada queremos ofrecerte algunos consejos para que puedas identificar el auténtico jamón ibérico del otro que no lo es.

Es importante siempre ver de cerca el jamón y tocarlo para que sepamos distinguir si se trata de una pata de ibérico. Normalmente el peso de este tipo de jamones suele estar entre los 6 y los 8 kilos.

Pregunta al vendedor el tiempo de curación que ha tenido. Lo habitual es que las patas de ibérico estén de 20 a 28 meses curándose.

El color de la pieza también te puede dar una idea de su calidad. Lo normal es que tengan un tono amarillento. Además, su aroma también es intenso.

A la hora de cortar el jamón se tiene que ver el veteado en el interior. Es decir, la grasa debe estar infiltrada en la carne y no separada de ella. Eso lo podrás comprobar bien si compras una pieza ya cortada.

Observa bien el exterior y comprueba que no haya hendiduras (que indican que puede estar reseco).

Por supuesto, si se trata de jamón ibérico debe tener la certificación correspondiente de la Denominación de Origen.

Pero si quieres evitar las dudas solo tienes que acercarte a nuestra tienda. Nos dedicamos a la elaboración de embutidos en Navarra de muy buena calidad.

Pero en Industrias Cárnicas Hermanos Ciraqui te garantizamos siempre unos precios muy competitivos.