Solo los especialistas en elaboración de embutidos en Navarra sabemos hacer la mejor panceta en adobo con ingredientes como agua, sal, pimentón y especias diferentes, lo que hace precisamente que cada adobo sea especial y diferente, una pieza de carne muy versátil, aunque también muy calórica.

Para quien no sepa qué parte del cerdo es la panceta, en Industrias Cárnicas Hermanos Cirauqui explicamos que se trata de la zona que comprende la piel y las capas que se encuentran bajo la piel del cerdo, más específicamente de los músculos ventrales, de ahí que precisamente se denomine panceta. Está compuesta de la piel, tocino o grasa entreverado de carne, por lo que contiene un alto contenido en grasa, tratándose de un producto de consumo ocasional, por así decirlo.

La panceta se puede comprar fresca, en salazón, ahumada (que es cuando recibe el nombre de bacon, en inglés), pero como más nos gusta a los expertos en elaboración de embutidos en Navarra es en adobo, un proceso por el que la panceta se sumerge en el baño en adobo y luego se lleva a cabo una posterior desecación.

En la primera fase, la panceta se baña en agua, sal, pimentón, orégano y otras especias durante cerca de 8 o 10 días, más incluso, para después colgar la pieza cárnica para su secado y curado. Este último proceso se puede realizar al aire fresco, en botes de cristal e incluso más recientemente también se conserva al vacío, pero siempre en locales oscuros, frescos y limpios, el auténtico secreto para conseguir la mejor panceta en adobo.