Dedicarse a la elaboración de embutidos en Navarra es dedicarse a mantener parte de nuestra historia y de nuestra tradición. Lo cierto es que este alimento ibérico nos ha acompañado a lo largo de los años, tanto a nosotros como a otros países, como por ejemplo Italia.

Sin embargo, la peculiaridad que no tienen nuestros vecinos latinos es que para ellos no es un símbolo gastronómico de tanta importancia. Y es que aquí la elaboración de embutidos en Navarra tiene mucha más importancia, y un mayor renombre, ¿qué hace que sea así? Sigue leyendo, que te lo explicamos todo a continuación.

Cuando el Imperio Romano invadió la Península, hubo un interesante intercambio culinario entre ambos pueblos. Especialmente en lo que a embutidos se trataba. Ambos trabajaban el cerdo, pero de maneras distintas. Un ejemplo es el jamón serrano y otro era la mortadela. Aun así, por aquella época, los romanos apreciaron nuestros embutidos, pero no los vieron como superiores a los suyos, ni tampoco como una parte fundamental de nuestra cultura gastronómica.

El cambio se produjo, precisamente, en el año 711, con la invasión árabe de la Península ibérica. Aunque la invasión y al conquista del pueblo árabe fue rápida, la resistencia no se hizo esperar. Es cierto que tardó bastante en organizarse militarmente, sin embargo, en las calles era explícita. Y la mejor manera de ejemplificarla era comiendo cerdo, ya que este alimento estaba prohibido en la cultura árabe.

Fue a partir de esa invasión cuando los embutidos ibéricos empezaron a ser una constante de nuestra dieta, ya que suponían la rebeldía. Además, los productores se afanaron en mejorar el método de elaboración, produciendo un mejor y más rico embutido.

En Embutidos Peñalen contamos con una amplia variedad de embutidos ibéricos de primera calidad, para que los disfrutes en todo momento.